martes, 14 de octubre de 2008

Ensayo sobre la Identidad de la arquitectura latinoamericana desde la colonia hasta la modernidad

Hablando un poco sobre arquitectura otra de mis pasiones:

A raíz de la conquista española, se produjeron grandes acontecimientos, ésta imposición española contribuyó al surgimiento de la modificación arquitectónica de América Latina, para algunas culturas débiles que adoptaron el esquema estructural español y que fueron modificadas por completo, como otras que estaban lejos del yugo español o que lucharon, no cambiaron y hoy en día siguen marginadas, así como algunas culturas que se mezclaron y aún conservan una parte de su identidad original protegiéndola como patrimonio y sacando provecho de ella. En 1880-1900 Latinoamérica inicia el proceso de modernización influenciada por los movimientos europeos y norteamericanos, se crea una arquitectura variada llena de matices y culturas se producen mezclas inéditas y singulares.
El interrogante básico que surge al abordar el tema de la Identidad Latinoamericana, dentro de las discusiones teóricas es el de si ¿existe una característica común, que nos destaque y nos identifique?
Para comenzar a desarrollar una respuesta a este interrogante es necesario remontarnos a nuestro pasado en el cual antes de la llegada de los españoles, poseíamos una característica prehispánica es decir, los antiguos pobladores de América que varían según su entorno y que eran autónomas, separadas entre sí, que ocupaban territorios limitados y probablemente desconocidos unos para otros. Más de mil lenguas se hablaban antes de la llegada de los españoles, esta identidad prehispánica es aun admirada por generaciones: Templos, pirámides y ciudades construidas sin la ayuda de herramientas avanzadas y la tecnología, que aún con el paso del tiempo perduran hasta nuestros días. Pero si vemos la arquitectura nos encontraremos con diversas construcciones totalmente diferentes, de igual manera si nos situamos en Brasil, Argentina, Ecuador, Venezuela entre otras; encontraremos la misma diversificación.
Con la llegada de los españoles a Latinoamérica se presentaron tres grandes acontecimientos vistos desde el punto de vista arquitectónico una se refiere a la Arquitectura que no cambió y se mantuvo con el transcurrir del tiempo, otra que desaparece por completo y que por fuerza y en contra de la voluntad de los antiguas pobladores es borrada y recreada con nuevos ideales, políticas y arquitectura y la última que es la combinación de las dos antes mencionadas y que mezclan lo existente y lo nuevo traído por los Españoles.
La primera se refiere a la marginalidad para aquellas comunidades que estaban lejos del alcance Español o que probablemente éstos desconocían de su existencia también a las otras comunidades que lucharon y se mantuvieron fieles a su lengua y a sus costumbres, que no se asimilaron a la lengua común es decir el dialecto Español traído por los conquistadores, a los nuevos sistemas de producción y consumo, quedaron desde entonces y hasta hoy en día marginadas del desarrollo general de la nueva civilización aunque los pobladores de algunas de estas civilizaciones marginadas hayan fallecido o migrado a la civilización con el transcurrir del tiempo, las civilizaciones modernas han sacado provecho de esta marginalidad creando planes turísticos y cobrando por la visualización de la arquitectura y con los ingresos generados presumen salvaguardar y realizar mantenimiento sobre las edificaciones expuestas al público.
La segunda se refiere a las culturas que los Españoles atacaron tomando por fuerza y con el uso de armas, engaños y librando grandes batallas, esclavizando a los antiguos pobladores, robando sus pertenencias, trayendo su nueva lengua, su religión, sus pensamientos, su modo de administración y producción económica que por política debían fortalecer y que para ello se apropiaron y modificaron por completo las edificaciones ya existentes creando un nuevo concepto de arquitectura, borrando así su identidad e imponiendo la que consigo traían.
La tercera que es una mezcla de las dos anteriores es producto de elementos de distinta naturaleza, esta mezcla es la tendencia más fuerte creada como consecuencia por la colonización de los españoles y que la arquitectura de ese momento ha evolucionado través del tiempo unas edificaciones que por tradición se mantienen y edificaciones que han sufrido procesos de modernización y otras que han sido creadas con conceptos arquitectónicos modernos. Proceso que inicia 1880-1900 en pleno auge.
La mezcla de estas características arquitectónicas y riquezas culturales compuestas de lenguas, creencias, costumbres, entre otras. Que varían y se diversifican en el tiempo, espacio y lugar es en últimas nuestra identidad latinoamericana.
Podríamos decir que en la conquista hubo una transculturación, un intercambio cultural que hubo balance en el encuentro entre la cultura española e indígena, o una aculturación en la que hubo un desbalance entre las culturas.
En contextos culturales como en Latinoamérica en el que las tradiciones no se han marchado, la modernidad no acaba de llegar. Los elementos traídos de contextos diversos se han convertido en la característica común de una Arquitectura identificada como “Latinoamericana”, A cerca de la identidad de los edificios latinoamericanos se debe constituir una característica dependiendo de la época. A través de esta característica se puede elaborar un proceso de transformación en el pensar y producir la Arquitectura Actual en algunos contextos de nuestra región.
O una nueva Arquitectura Latinoamericana. Se identifica por ser un mestizaje, ya que la mayoría de los edificios no son puros con esto me refiero a que son edificios de Arquitectura mezclada, porque en la llegada de los españoles a Latinoamérica se traen la técnica de sus edificios y los nuestros tienen sus adaptaciones.
Dependiendo de la época se puede hablar sobre la identidad de los edificios latinoamericanos, en la época de la colonia la conquista española despoja y somete a los indígenas, hace desaparecer casi por completo su Arquitectura. Este proceso va seguido al establecimiento de las primeras estructuras físicas españolas, para la denominación de un territorio. Las ciudades fundadas crecerán por cerca de dos siglos, al ritmo lentísimo de usos y costumbres en zonas precarias y económicamente de difícil subsistencia. En la Arquitectura se manifiestan las restricciones de los elementales sistemas constructivos y se destacan, apenas, los edificios religiosos, es muy poco de lo que hoy queda como testimonio original de estos primeros siglos de conquista. La historia de esta arquitectura consiste en permanentes Alteraciones, y adecuaciones, nuevos usos, o su simple destrucción voluntaria.
La arquitectura del mundo ha avanzado muy rápido y América Latina se ha visto impactada y entonces ha optado por copiar o traer el estilo moderno desarrollado por otros países. Latinoamérica ha sido un imperativo de modernización a presión a diferencia de las sociedades del norte, que se fueron modernizando debido a su propia historia, según formulas por así decirlo, espontáneamente apropiadas y no copiadas (nadie se habrá modernizado antes) es nuestro caso la presión de modernización nos llego de afuera, por el tan deseable potencial de propagación, del acontecer histórico. La progresiva percepción de las ideas y las estratificaciones sociales y que por tanto es posible una influencia de ideas, el paralelo crecimiento de las técnicas constructivas que despierta un nuevo apetito, nuevas estructuras sociales, aspiran a una mejor y más libre vida, todo lo cual difundido por el desarrollo de los medios de comunicación, fueron constituyendo un nuevo cuadro de desafíos históricos.
Por otra parte resulta difícil tratar nuestros asuntos de modernización sin hacer referencia al principal rol, que nuestras elites aristocráticas, políticas, intelectuales, artísticas han jugado en ellos. A base de la enorme influencia que la alta jerarquización formal e informal que nuestras sociedades les otorgan, y a la vez negando nuestra propia identidad de nuestro ser histórico real, estas elites recurrentemente han sido los principales agentes de nuestros intentos de modernización.
Los hispanoamericanos y también los españoles en lugar de repensar y reelaborar esa tradición, en lugar de actualizarla y aplicarla a las nuevas circunstancias, prefirieron apropiarse de la filosofía política de los franceses, ingleses y de los norteamericanos. Pero no bastaba con adoptarlas para ser modernos: habría que adaptarlas. La ideología liberal y republicana fue una superposición histórica. No cambio a nuestras sociedades, pero si deformo las conciencias, introdujo la mala fe y la mentira en nuestra vida política.
La modernidad apropiada no es un modo estilísticamente determinable de arquitectura si no que es una actitud frente al hacer arquitectura; una actitud determinada y común, que de llegar a existir y a propagarse puede y debe dar resultados arquitectónicos muy diferentes. la actitud común es en lo fundamental el respeto de cada realidad; y los resultados arquitectónicos de esta misma actitud son tan diversos y variados como son las distintas realidades geográficas, climáticas, de tradiciones, de ventajas comparativas, de situaciones socioeconómicas, de técnicas disponibles, de contextos formales y de muchas más condicionantes, de la realidad que quiere servir.
De modo que la proposición de búsqueda de modernidad apropiada como actitud común de los arquitectos latinoamericanos, implica por definición, la exigencia de diversidad apropiada a cada realidad, de los resultados arquitectónicos concretos.

Con esto podemos entonces llegar a las siguientes conclusiones:
Ø La identidad latinoamericana es la riqueza surgida de la mezcla de cultura, arquitectura, raza, lengua, creencias, costumbres entre otras.
Ø La conquista crea una marginalidad para aquellas comunidades que se mantuvieron fieles a sus lenguas y a sus costumbres, que no se asimilaron a la lengua común, religión a los nuevos sistemas de producción y consumo, quedaron desde entonces y hasta hoy en día marginadas del desarrollo general de la nueva civilización. Una marginalidad, es necesario recalcar que no existía antes de la conquista. y que hoy en día convive manteniendo su identidad original y que en la actualidad se conserva como patrimonio histórico, cultural y arquitectónico.
Ø La identidad no se busca se construye trabajando.
Ø La mezcla de diversas características arquitectónicas y riquezas culturales compuestas de lenguas, creencias, costumbres, entre otras. Que varían y se diversifican en el tiempo, espacio y lugar es en últimas nuestra identidad latinoamericana.
Ø La arquitectura del mundo ha avanzado muy rápido y América Latina se ha visto impactada y entonces ha optado por copiar o traer el estilo moderno desarrollado por otros países.
Ø Los hispanoamericanos y también los españoles en lugar de repensar y reelaborar esa tradición existente, en lugar de actualizarla y aplicarla a las nuevas circunstancias, prefirieron apropiarse de la filosofía política de los franceses, ingleses y de los norteamericanos. No cambio nuestras sociedades pero si deformo las conciencias.
Ø la presión de modernización es influenciada por los movimientos europeos Y se involucra en Latinoamérica sin respectar lo existente cambiándolo. Y no dando respuestas apropiadas a las diversas condiciones del lugar, distintas realidades geográficas climáticas, de su entorno, tradiciones, situaciones sociales, económicas, políticas y de muchas más condicionantes.


Artículo Original de: Arq. Ximena Erazo Pardo.

2 comentarios:

ANGELANY dijo...

Excelente, mas facil no se puede!

silvi dijo...

Que redacción tan mala!